Mente Activa: aprende a despejar tu mente para mejorar tu entrenamiento

Te despiertas temprano, te alistas y sales al trabajo. Entras en la rutina diaria, cumples con tus labores, tomas un descanso para comer y tomar una siesta (quizás) para luego volver a la rutina y esperar por esos momentos en los que te dediques un tiempo a ti mismo/a para perder algunos kilos, definir un poco más los bíceps, pechos o glúteos y sudar el churrasco o tapas del fin de semana.

Es muy común convertirnos en personas tan rutinarias que saltamos del trabajo al gimnasio sin tan siquiera darnos cuenta. ¿Te ha pasado que estás a mitad de tu rutina de ejercicios y estás pensando aún en lo que hiciste en el trabajo, en algún problema o en lo que deberás hacer al día siguiente?

A medida que ponemos a punto nuestro cuerpo debemos poner a tope nuestra mente también. Estudios han demostrado que involucrarse mentalmente en el “aquí y ahora” cuando hacemos ejercicios ayudan a mejorar el desempeño, aumentar el disfrute e incluso la adherencia a las rutinas y programas. Te daré una serie de consejos para aumentar el efecto de tus entrenamientos:

  1. Evita distracciones, deja los problemas fuera del gimnasio: es importante que recuerdes que el momento de hacer ejercicios es simplemente para eso. Olvídate de contestar correos, wassap o “adelantar” cualquier tarea por hacer. Respetar esos 45 o 60 minutos de trabajo te ayudará a desconectarte del mundo, a liberar estrés y aprovechar cada rutina.
  2. Revisa el plan antes de empezar: para lograr tu meta debes saber cuál es el plan a seguir para llegar. Revisar el plan antes de comenzar a hacer ejercicios le da la orden a tu cerebro de preparar el cuerpo y redirigir todos los sentidos para hacer cada movimiento y rutina apropiadamente. Es como revisar el mapa antes de salir de viaje, con una idea del recorrido puedes predisponerte mejor para realizarlo.
  3. Concéntrate en tus sensaciones y movimientos: los atletas de alto rendimiento que aprenden a concentrarse en la ejecución tienden a tener mejor desempeño que aquellos que se concentran en el resultado final. Al hacer sentadillas fíjate en cómo se contraen las piernas, la posición de la espalda y cómo cambian las sensaciones cuando comienzas a subir de nuevo. Aplica esta técnica para todos los ejercicios.
  4. Controla el ritmo de tu respiración: igualmente cuando logras enfocarte en el ritmo de la respiración puedes optimizar mejor cada uno de los ejercicios aeróbicos o anaeróbicos que hagas. Te darás cuenta que puedes aguantar más tiempo sobre la bicicleta o realizar con más facilidad las dominadas si te enfocas en la inhalación y la exhalación.
  5. Olvídate del tiempo y enfócate en el desempeño: si eres de los que ve la hora o el tiempo que falta para terminar el ejercicio no estás realmente “quemando grasa” sino que estás “quemando tiempo”. Cuando disfrutamos lo que hacemos el tiempo no importa, es por ello que el enfocarte en hacer lo mejor posible y disfrutar cada actividad dentro del gimnasio te permitirá aumentar tus resultados.
  6. Recuerda la meta pero enfócate en el próximo paso: ¿Cuántos kilos quieres perder? ¿Qué músculo quieres definir? Sea cual sea la meta recuerda que para llegar allá hay una serie de pasos previos, y en el mundo del fitness esos pasos suelen ser pequeños. Concéntrate en la próxima sesión, la próxima comida que deberás hacer, o tan sencillo como la próxima repetición. Recuerda que “un viaje de mil millas comienza con un solo paso”
  7. Sonríe al terminar: Suena muy rosa, pero el reconocerte con una sonrisa el buen trabajo que has hecho le da la señal al cerebro de que la actividad ha sido satisfactoria y buscará ponerte en la disposición para repetirla, y en la repetición esta la perfección.

En fittrain nos entrenamos para lucir bien por fuera y estar bien por dentro, sigue estos sencillos pasos y verás como cada sesión te motivará más y como los resultados irán llegando cada vez más rápido.

Menú