¿Caminar o correr?

Actividades como caminar o correr no requieren de material ni de una instalación especifica por lo general, aunque requiere de tomar en cuenta ciertas consideraciones. Correr es una actividad que para personas que no están acostumbradas puede ser de enorme intensidad, tanto a nivel cardiorespiratoria como articular, al igual para personas que tienen un peso corporal muy elevado, es poco aconsejable iniciar con esta actividad. Por ello es importante introducirse de forma muy progresiva.

Por el contrario, caminar es una de las actividades más elementales y sencillas a realizar, En diferentes investigaciones se ha comprobado que caminar a paso ligero o correr de forma moderada resulta positivo a nivel físico saludable y metal. Caminar siempre puede ser una opción si ha sufrido alguna lesión, tiene sobrepeso, problemas en rodillas, articulaciones o espalda, si  busca un deporte de bajo impacto o  no ha hecho ejercicio en su vida y quiere empezar con algo sencillo que no ‘duela’

Ambas actividades requiere de un calzado adecuado al tipo de pie y pisada de la persona, pueden realizarse de forma espontánea, es importante de no abusar de superficies duras como el asfalto ni onduladas como el caso de cuestas y pendientes.

Si eres principiante y deseas correr, lo mejor es que empieces con unos 20 minutos en la primera semana puedes ir alternando la carrera con la caminata, así iras tomando resistencia, hasta que puedas correr de manera continua, cada semana puedes ir sumando 10 minutos más. Si lo repites unas tres veces por semana combinada con otra actividad cardiovascular, veras que a final de mes habrás llegado a los 50 minutos.

Menú